25.12.16

El Ocaso de Nuestros Días



Te conocí en un momento de mi vida, no puedo decir si fue en mi días tempranos o medios, pues soy tan eterno como Gaia, mi madre, quiere que sea, pero llegaste a mi vida finalmente luego de siglos y siglos de que mi alma estuviera sola deambulando por este lugar.

Tu, un “extranjero”, alguien no perteneciente a este universo, llegaste de un lugar tan lejano y distinto al mío y sin embargo fuiste capaz de tomar mi alma y nutrirla con tu calor, de cobijarme en tus brazos y nunca dejarme ir. Me aferre a ti con todo lo que tenía, pues en ti pude reconocer un alma igual a la mía y ya nunca más quise estar solo.

Me acompañaste por una larga época, tanto como tu propio tiempo nos fue permitido, disfrute siglos enteros a tu lado, en tus brazos, abrigándome con tu calor y cariño, observando cada día tu rostro que me miraba con amor, acariciando tu piel y tu sedoso cabello para grabarlos en mi tacto, disfrutando de cada pequeño detalle de tu persona, pues sabía que algún día tu partida llegaría y seguirías un nuevo camino por el cual yo no podría acompañarte.

A pesar de que ya no te encuentras a mi lado, estás en cada pequeña cosa que me rodea, pues juntos vivimos muchas cosas. Estás cada mañana cuando el sol aparece y acaricia mi piel, en cada susurro del viento al pasar y en el bailar de los pétalos en las brisas de primavera. Quizás tu cuerpo ya no me acompaña, pero tu alma sigue a mi lado haciéndome compañía y cuidando de mí, como siempre lo hiciste desde la distancia de nuestros hogares.

No me siento solo, porque sé que estas a mi lado. El Ocaso de nuestros días juntos puede que haya llegado, pero aún falta mucho para el Ocaso de nuestras Almas y mientras la mía mantenga con vida tu recuerdo, esos días están aún muy, muy lejanos. 

Hagalaz.






31.5.16

Fantasma de otra vida.

Hace mucho tiempo que no fumaba opio, pero esta vez sentí la necesidad de hacerlo, su sabor amargo es una exquisitez en mi paladar, no puedo evitar entregarme a esta droga, se que dije que no tomaría más la pipa, pero esta noche era necesaria, necesitaba de algo lo suficientemente potente para sacarte de mi mente.

La noche esta helada, bueno es de esperarse, después de casi un mes de lluvia intensa, cuando finalmente el cielo dejo de descargar sus lágrimas sobre nosotros, es normal que el frío invernal se sienta en su máximo esplendor, pero no me importa, la noche está tan bella, llena de estrellas con la luna llena y sin ninguna nube en el cielo nocturno, siento que estoy sumergido en un mar de negrura, desde mi balcón puedo observar el cielo estrellado y a mis pies rompen las olas del mar que parece boca de lobo.

El humo que exhalo del opio es llevado por la brisa congelada hacia la costa, espero que mi gran compañero surta el efecto que espero. Cuesta mucho admitir que solo a ti te he amado, tu, que eres un fantasma de otra vida, muy lejana y olvidada, pero que te apareces ante mí, completo, tan vívido, tan claro. Ahora te veo siempre que cae la noche, te apareces en mis sueños y cuando despierto en medio de la noche, aun sigues aquí, muchas veces sentado en la cama a mi lado e incluso acostado junto a mí. Tú, ¡cruel fantasma!, cuando estiro mis brazos para abrazarte, no puedo tocarte, intento acariciar tu rostro, darte un beso y nada, eres cruel, porque a pesar de que ves mis esfuerzos por alcanzarte y ver cada fracaso, te sonríes, mueves tus labios, pero ni siquiera me permites escuchar tu voz, eres cruel, muy cruel.

Inhalo una vez más de la pipa que tengo entre mis labios, esta vez una gran bocanada de esta droga exquisita, siento que mi conciencia se va retirando poco a poco, ¡Ah, maravilloso!, como extrañaba esta hermosa sensación.


Estúpido fantasma, ¡¿Qué no te das cuenta?!¡Te Amo!, ¡Te Amo!, ¡Te Amo!, quiero abrazarte, quiero dormirme sintiendo el latir de tu corazón, escuchando tu respiración, respirar el aroma de tu piel, que tus brazos me rodeen, que tus manos me acaricien otra vez, besar tus dulces labios, quiero todo de ti, ¿por qué no haces el esfuerzo de alcanzarme?, ¿por qué solo sonríes?, ¿por qué tuviste que ir a un lugar tan lejano donde no puedo alcanzarte? Quiero amarte, entregarte todo de mi, absolutamente todo, ¿es eso mucho pedir?

Ya siento que me estoy yendo, tomo la precaución de apagar bien la pipa, no quiero que en mi viaje se desate un incendio, mi cuerpo se siente pesado y mi mente se separa de mi cuerpo. Camino como puedo hasta mi cama y me dejo caer, esta noche volare por otros cielos, antes de irme completamente apareces nuevamente a mi lado, me despido con la mano me voy hacia un lugar donde tú, fantasma de otra vida, fantasma cruel no puedes alcanzarme, de mis labios sale un último “te amo” antes de partir, viajare por lugares donde solo el opio puede abrir las puertas.


Sake.

What If?...

What if I were a normal guy? A Gay normal guy? Not an Assassin , not a Martial Arts expert, just a guy? It would change something? would you speak to me again? Would you send me a sign?...


Suena bastante cool cuando todo está escrito en inglés, lo admito, pero todo lo que he escrito ahora son las cosas que realmente pienso, son muchos los ¿qué tal si…? Eso es algo que jamás podre saber, desapareciste de mi vida más rápido que el agua se escapa entre los dedos, tenías una crisis y dejaste de hablarme, cuando el silencio comenzó a hacer bastante largo y la fe junto a la esperanza comenzaban a menguar, recibí señales tuyas y avivaste aquellos dos sentimientos, pero aquella señal tuya fue como un espejismo de un oasis en el desierto, apenas creía alcanzarlo te volviste a esfumar, esta vez definitivamente, así sin más, ningún gesto de tu parte, ningún adiós, tan solo desapareciste todo rastro de la faz de nuestro mundo y ahí me quede yo.

Usaré una analogía que tu una vez mencionaste en algún momento, o al menos una muy parecida, para ejemplificar mi estado en estos momentos. Cuando vas al Museo del Louvre y te encuentras con aquellas hermosas esculturas de las épocas doradas, tan solo puedes ver la belleza y magnificencia que irradia, son perfectas, verdaderas obras de arte, pero anda, acércate un poco, vamos no seas tímido, acércate un poco más y mira más de cerca y observa con detalle todas aquellas grietas e imperfecciones que posee, de pronto aquella bella obra de arte ha perdido su esplendor, pues yo me siento peor, soy como una muñeca de porcelana rota y agrietada, que de lejos aparenta estar en perfecto estado, pero que ante el toque delicado de una pluma se haría añicos.

Estoy roto, mi orgullo ya no existe, soy un despojo de lo que fui, con tu desaparición volviste a dejar ese hueco donde estaba mi corazón, tú fuiste quien me lo devolvió y siempre fue tuyo, es lo más normal que te lo hayas llevado cuando abandonaste tu lugar a mi lado. ¿Y el suave toque de una pluma que me redujo a pedazos? Fue el enterarme de que desapareciste de mi vida, pero que volviste a la vida de ella.

Ahí tirado en un rincón convertido en trozos de lo que alguna vez fui, me pregunto ¿Qué tal si yo hubiera sido diferente? ¿Si hubiera sido un chico normal? ¿un chico alegre, que no tuviera que arriesgar su vida como trabajo? ¿Hubieras vuelto a mí? ¿Me abrías dado señales a la distancia? Ya no hubiera sido igual a ella vez, ¿eso abría llamado tu atención?, ¿quizás si no hubiera respetado tu silencio en tu crisis, si te hubiera escrito y llenado de correos para que siempre supieras que estaba ahí, quizás las cosas ahora serían diferentes. Quizás parte de tu dilema era que estabas dividido entre ella y yo, si eso fuera así, ya conozco tu respuesta, pero sea cual sea el motivo, lo único que sé  con seguridad es que la escogiste a ella.

Quién sabe, quizás este era mi destino, quizás no sabías como plantearme esta separación, quizás solo fui una víctima de algo completamente ajeno a mí…

Quizás…

Qué tal si…

Si hubiera…

Las posibilidades de esas preguntas son tantas como las estrellas en el firmamento. 

YY.-


6.5.11

The Engagement


Anoche, fue una de aquellas noches que se quedan grabadas en la memoria. Una noche maravillosa que me deparaba una sorpresa que realmente no me esperaba, pero que fue tan grata, hermosa y maravillosa que literalmente el corazón se me detuvo por unos instantes para comenzar a latir desbocadamente, las palabras se quedaron en la garganta y no pude más que mirar perpleja lo que acontecía ante mi, bueno quizás deba relatar todo desde un comienzo.

Esa noche era como cualquier otra, Gak me había invitado salir, primero iríamos al cine, luego iríamos a cenar y finalmente terminaríamos en la disco donde trabaja mi hijo Nell, realmente nada del otro mundo, muchas veces habíamos hecho esa rutina, la única diferencia ahora, era que no habíamos salido en mucho tiempo por nuestros trabajos, yo había estado muy ocupada con unas sesiones de fotos para una nueva colección de ropa y había tenido que trabajar hasta tarde he incluso viajar a distintas locaciones, Gak había estado viajando para su compañía, haciéndose cargo de asuntos que requerían su presencia en otros lados, no voy a hablar del trabajo que desempeña puesto que no todo el mundo lo comprende.

Así que esa noche era la adecuada para que pudiéramos pasar tiempo juntos, esa semana finamente teníamos un descanso y podíamos compartir, salimos a varias partes juntos, fuimos a la playa, a las montañas y también pasamos tiempo juntos en casa, así fue como Gak me dijo de forma repentina que tenía ganas de comer afuera, no me sorprendió la verdad, fue una idea agradable, además tenía ganas de ver a Nell y como le estaba yendo en su trabajo. Quizás debí haber notado algo cuando mi pareja me dijo que me vistiera de forma elegante, pero la verdad es que no tome en cuenta ese detalle, por lo general ibamos a restaurantes elegantes cuando había algo que celebrar, pero la verdad es que no recordé eso en ese minuto.

La noche avanzo, la película que vimos, o mejor dicho que vi, fue bastante hermosa, me extraño que Gak me llevara al cine sin mi hijo, ya que el lo ayuda con su poder para ver las películas, pero "Esta noche es para ti" fueron las exactas palabras de Gak cuando le pregunte, luego fuimos al restuarant, uno al que jamás habíamos ido y bastante elegante por lo demás, nos sentamos en una mesa apartada, con luz de vela y música romántica sonando en el lugar, la cena estuvo exquisita y tuvimos la oportunidad de hablar de nosotros, todo era perfecto, todo muy bello y romántico, como adoro que Gak me sorprenda con este tipo de noches, pero la sorpresa pronto comenzó a ser mayor al punto de la perplejidad absoluta, cuando Gak comenzó aquel típico discurso que uno ve en las películas románticas, dijo lo mucho que me amaba, cuan maravilloso había sido el tiempo junto a mi y que no deseaba separarse jamás de mi lado, quería construir una vida juntos y agrandar la familia, me dijo lo afortunado que se sentía al haberme encontrado y fue entonces cuando se levanto de su asiento, tomo mi mano... a esas alturas las palabras se habían esfumado de mi boca y mente, estaba en blanco escuchando y viendo actuar a Gak, de seguro mis mejillas estaban rojisimas y no precisamente por el vino.

Se arrodillo, beso el dorso de mi mano mientras pronunciaba aquellas palabras que sabía que iba a decir, pero que mi mente no podía creer que las estuviera diciendo, mientras que sacaba una pequeña cajita del bolsillo de su chaqueta y me mostraba un precioso anillo. Esas palabras tan maravillosas aun retumban en mi cabeza y mis oídos en las noches de mis sueños "Quieres casarte conmigo Amore mio"

Creo que debí quedarme en silencio por unos minutos, pero a mi se me hizo toda una vida y más, hasta que finalmente pude articular palabra, no sabría decir cual era mi expresión en ese minuto, sé que tenía lágrimas en mis ojos, con una expresión de sorpresa y una sonrisa en mis labios, pero cuando finalmente volví a retomar el control de mi cuerpo, lo único que pude hacer fue lanzarme al cuello de ese espectacular hombre mientras no paraba de repetir con una alegría incontenible "¡Si!, ¡claro que sí!"

Esto ocurrió ayer en la noche y aun pienso que estoy en un sueño, mi mente aún no puede procesar todo lo que ocurrió anoche, creo que en mi cuerpo ya no cabe más alegría, estoy en un sueño, un hermoso sueño que pensé jamás iba a conocer. Mis hijos están tan emocionados como yo, sobre todo mi niña Vian, que no cabe de dicha por mi, mi hijo esta muy contento, aunque claro, él ya sabía que esto iba a pasar, pero esta tan emocionado como su hermana, pero ninguno de los dos puede compararse a lo emocionada y feliz que estoy yo, en cierta forma ya me había resignado hace mucho tiempo a que jamás iba a sentir o vivir este momento, pero ya ven, no hay que perder las esperanzas de que algo tan maravilloso pueda pasar.

La fecha exacta de la boda aun no se planifica, pero si queremos que sea lo antes posible, así que en 5 meses más voy a estar caminando hacia el altar con mi vestido de novia para casarme con el hombre más maravilloso que haya conocido y al que amo con todo mi corazón, cuerpo y alma. 5 meses, Dios como se me va a hacer eterno ese tiempo y a la vez tan corto con tantas cosas que hay que preparar, pero no importa, lo único que importa es que estoy comprometida y me siento la mujer más Feliz del Mundo.




18.1.11

Poem by Sake


“El amor no se busca en el físico…

Si no en las ventanas del alma

Que reflejan lo bello, lo puro, lo frágil

La verdad de la persona amada.


Así como un hermoso amanecer en el horizonte,

Los ojos iluminan todo a su paso

Dando vida y calidez a un corazón abrumado,

Apagado y frio por la desesperanza.


El amor puede revivir un alma que se ha apagado y

Extinguido por las sombras de la vida

Puede revivirla, volverla cálida y bella

Al igual que el vuelo de un pájaro.


El amor no tiene límites ni fronteras

Te hace libre de todos… y de todo.”

Recuerdo

Desde mi rincón observo todo, sumido en la oscuridad sin que nadie de los allí presentes me note, más sin embargo mis dos compañeros saben dónde me encuentro.

El lugar está repleto, con los cuerpos moviéndose al ritmo de la música y las luces. Mi estilo de vida dio un giro de 180 grados, me han convertido en un depredador, frio y metódico. Heme aquí, asechando a mi presa, esperando el momento adecuado, buscando a la presa perfecta dentro de este mar de cuerpos danzantes. Mroell ya ha separado a su víctima y la lleva por el camino de la seducción, camino que lo llevara directamente a su muerte; Galahad se adelantó, como siempre su apetito es el más voraz de los tres, se encuentra en un rincón, no muy lejos de mí y hasta mis oídos llega el sonido de carne desgarrándose y huesos triturándose. Este lugar es perfecto, la misma diversión de los presentes cubre los gritos de terror, desesperación y dolor cuando la presa se da cuenta de cuál es su final.

Yo vuelvo a mi objetivo, tengo hambre, necesito alimentarme esta noche, mi propio cuerpo me lo pide, me lo exige, hace mucho tiempo que deje de refrenarme, desde que huimos Mroell, Galahad y Yo, ellos hicieron que el Tólipo que dormía dentro de mi despertara, ya no me importa si para alimentarme debo extinguir una llama de vida, esa es la ley natural, así fuimos creados y así debemos ser.

Una chica en la pista de baile llama mi atención, ella notó mi presencia en la oscuridad y me seduce con sus movimientos y con sus ojos. Es una preciosa mujer, al parecer mi búsqueda llego a su fin, esta noche, la cena me encontró a mí.

22.11.10

Noches Junto a tí.



Han pasado 8 meses ya.

Es de noche y Vermouth se encuentra sola en una gran cama con sabanas negras de algodón egipcio, no puede conciliar el sueño y se da vuelta de un lado para otro en la cama. No puede dormir porque siente su ausencia, extraña su cuerpo, sus besos, sus caricias, su calor… no puede evitarlo, hacía tantos años que no se sentía así, que tan solo pensar que él está fuera es suficiente para dejarla en vela toda la noche.

Es inútil, por más que lo intenta no puede dormir, se levanta de la cama y abre las cortinas de los ventanales, la vista de un pent-house en lo alto de un edificio es maravillosa, las luces de la ciudad son como pequeñas luciérnagas que solo compiten con la intensidad de las estrellas.

Desde que la organización de Gak estaba trabajando en un caso delicado, él se encontraba llegando a casa muy entrada en la madrugada desde hacía un par de semanas y desde ese entonces era que Vermy no podía dormir hasta que su hombre llegaba. Era inevitable no preocuparse, pero más que nada era porque sentía que le hacía mucha falta.

Con un vaso lleno de agua que se había traído de la cocina, se apoyó en el marco de un ventanal mirando hacia la ciudad, en todas estas noches las mismas preguntas rondaban su cabeza cuando no podía dormir. ¿Cómo es que había llegado hasta allí?, enamorada de un hombre tan rápido. Ella tenía su casa, sin embargo cuando Gak le había pedido que se mudara con él, no lo pensó dos veces y lo hizo, cuando tan solo habían pasado dos meses desde que su relación había comenzado. Sentía que todo era muy rápido, pero el corazón le decía lo contrario, ¿Cómo era posible que latiera tan desbocadamente cuando él la besaba?, claro, había tenido otras relaciones antes, pero con él, todo era tan intenso, quizás solo comparable al sentimiento que tuvo por el padre de sus dos hijos, la única diferencia era que esta no era una relación tormentosa para ambos.

Pero debía estar contenta, todo estaba yendo tan bien, sus hijos Nell y Vian habían aprobado a Gak como nueva pareja de su madre, sobre todo Nell, Vermouth estaba tan preocupada y nerviosa por aquel encuentro, sabía que su hijo era muy protector con ella, pero todo había salido bien, más que bien. Gak y Nell se habían entendido tan bien, quizás se debía a que ambos estaban discapacitados ante los ojos de los demás, Nell sin su voz y Gak sin su vista, incluso Nell le había proyectado una imagen de su madre directamente en la mente de Gak, viéndola por primera vez. El italiano había dicho que ella era la mujer más hermosa del mundo.

Vermouth sonrió con un ligero sonrojo en su rostro al recordar ese momento, ahora podría tener una verdadera familia, como siempre lo había querido, su hija Vian vivía con ellos, pero en esos momentos estaba de visita donde el abuelo de Vermy y Nell vivía solo en un loft no muy lejos de su departamento, así que el lugar se sentía muy vacío en las noches.

La pelirroja miro hacia la cama vacía, cuanto deseaba que Gak volviera luego, deseaba abrazarlo y no soltarlo nunca más. Cuantas noches maravillosas había pasado junto a él, observando las estrellas o simplemente abrazados sin decir ninguna sola palabra, disfrutando de la presencia del otro. Había veces que el Italiano le susurraba cosas en su idioma natal, mientras acariciaba el cuerpo de su gata hasta que ella se quedara dormida en sus brazos.

Cerró sus ojos y suspiro profundamente, sin embargo unos brazos la abrazaron desde atrás y pudo sentir el cuerpo de Gak se pegaba al de ella y sus labios sobre su cuello. Estaba tan absorta en sus recuerdos que no había notado el momento en que Gak había llegado a casa.

- Otra vez despierta – le dijo mientras colocaba sus manos en la cintura de la pelirroja y la daba vuelta suavemente
- No podía dormir – susurró mientras lo abrazaba y apoyaba su cabeza en su pecho.
- Bella gatta – susurró mientras acariciaba la espalda de Vermy – Ti amo tanto bella mía.

Vermouth levanto su rostro y acaricio con su mejilla el rostro del Italiano mientras emitía un suave ronroneo. Gak tomo el mentón de la pelirroja para darle un suave beso en sus labios, que fue respondido de igual manera, mientras Vermy entrelazaba sus brazos alrededor del cuello de él.

Las manos de Gak se colaron por debajo del babydoll de satín morado que usaba Vermouth, para acariciar las suaves caderas de la pelirroja, mientras el beso subía en intensidad y uno que otro gemido se escuchaba por parte de la gata. De un suave y ágil salto, Vermy se agarró con ambas piernas a la cintura del Italiano sin dejar de besarlo mientras este la afirmaba y la llevaba hasta la cama para depositarla con suavidad mientras poco a poco iba colocándose sobre ella, liberando sus labios para besar su cuello, bajar hasta sus hombros y su clavícula, una zona que volvía loca a Vermouth que se mordía sus labios ligeramente para no gemir, mientras sus manos ibas desabrochando la camisa de Gak para luego seguir con su pantalón. El babydoll de Vermy se deslizo por sobre su cabeza y mientras caía a un lado de la cama, Gak descendía por el cuerpo de Vermouth besando todo a su paso, entre sus pechos, su estómago, abdomen hasta llegar más abajo del ombligo para luego volver por el mismo camino esta vez deteniéndose en los pechos de su amada y besar a cada uno con ternura hasta volver a posarse frente a ella, acariciar su rostro, besar sus labios.

- Ti Amo – susurro en su oído – tu sei lo más bello in questo mondo.

“Han pasado 8 meses desde que estamos juntos y mi amor por ti no hace más que aumentar día a día y estoy segura que lo mismo sientes tú. Nuestro tiempo juntos es maravilloso, me tratas con tanto amor y delicadeza que me haces sentir en un sueño. No me importa quedarme en vela toda la noche esperando por tu llegada, porque una de las cosas que más amo, es poder pasar una noche más junto a ti”

Cada uno se dejó llevar por las sensaciones de aquel momento, embriagando sus sentidos y llevándolos a las profundidades del placer. Era una noche más en vela, esperando a aquel hombre que la hacía sentir tan fuertes emociones, una noche más en que ambos terminaban juntos en la cama amándose como si fuera la primera vez y caer rendidos en los brazos del otro, mientras los primeros rayos del sol entran por los ventanales iluminando a estos dos amantes que duermen tranquilos a la espera de la siguiente noche.

Fin.-

10.8.10

Send me an Angel

Media noche, el cielo se encuentra completamente despejado y las estrellas muestran toda la belleza de su esplendor, las ramas de los árboles se mesen suavemente con la brisa nocturna. La constelación del Dragón se veía particularmente brillante y hermosa esa noche, opacando a las estrellas de su alrededor.

El joven elegido por la constelación a resguardar el honor y las vidas de la gran dinastía Li-Minh, se encontraba sentado en una de las bancas del jardín, observando a las luciérnagas bailar sobre el agua del estanque y cerca de los arbustos. Las luces de los farolitos se habían encendido y creaban un ambiente muy hermoso y tranquilo para una noche de verano. Sus ojos rasgados ascendieron hasta tener a su alcance a la gran constelación que lo observaba, lugar donde se encontraban descansando el alma de sus antepasados y aquellos que perecieron antes de tiempo.


Cerró los ojos suspirando, pidiéndole un deseo a la gran constelación.

- Send me an Angel…. –

Fue lo que susurraron sus labios con la suficiente fuerza para que llegara hasta las estrellas. Se sentía bien, ya con una parte menos de esa agonía que lo había estado atormentando durante tanto tiempo, pero al menos ahora sabía el motivo y de cierta manera se había desahogado, aunque claro, no había dicho lo más importante…. Las cosas se habían salido tanto de control por culpa del fuego de sus almas, que no pudo decirlo… mejor dicho, no se atrevió a decirlo…

- Wo Hai Ni -

Susurro a la nada, con sus ojos cerrados y pensando en aquel Ángel de cabellos blancos. Una sonrisa curvo sus labios al ver su imagen cuando abrió los ojos, claro, él sabía que era todo producido por su mente, pero esta vez fue diferente su reacción, en vez de arrodillarse y abrazarse el pecho con los brazos, sonrió de felicidad y de dicha y aquella ilusión le devolvió la sonrisa ofreciendo su mano para que la tomara. Era una fantasía, sin duda, pero a pesar de que hacía mal al alimentarla, se levanto despacio de su asiento, se acerco a aquella imagen y tomo su mano, acercándose más hasta estar a solo centímetros de distancia, con su mano libre, acaricio su cabello, su rostro, con la yema de sus dedos acaricio su nariz y sus labios convertidos en una sonrisa. La mirada celeste polar de aquel espejismo, reflejaba tanto cariño, ternura y amor, la clase de mirada que una vez pudo sentir y observar en persona, una mirada que siempre aparecía cuando el Ángel de cabellos blancos lo observaba.

Se quedo observando aquellos ojos largamente, tratando de hundirse en ese océano celeste Polar por toda la eternidad. Con cuidado apoyo su cabeza en su hombro y lentamente coloco sus brazos alrededor de su espalda en un abrazo que deseaba tanto que fuera real. En todo eso momento, su guardiana, la constelación del Dragón, no dejo de observarlo y decidió cumplir su deseo, aunque fuera sólo por esa noche. La ilusión de aquel hombre de cabellos blancos se transformó en un ser de luz blanca con una hermosas y grandes alas, que sin embargo aun conservaba el cuerpo de la fantasía del joven chino y sus ojos celeste polar.

Se quedo deslumbrado por aquel… regalo, agradecido hasta lo más profundo de su ser con su protectora y sus ancestros. Colocó ambas manos alrededor de ese angelical rostro, del cual resaltaban aun más el color de aquellos ojos.

- Te vez hermoso así… y tus alas son preciosas… –

Le dijo a su Ángel, el cual respondió con una amplia sonrisa mientras colocaba sus brazos de luz blanca alrededor de la cintura del joven chino y este se acercaba lentamente para poder sentir aquellos labios y mientras besaba a su Ángel… volvió a repetir… “Wo Hai Ni”.-